La actividad, realizada por especialistas del Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales de la Universidad Nacional (CINAT-UNA), asociado al proyecto, contó con la colaboración de 61 apicultores de las provincias de Alajuela y Puntarenas.

El proyecto Salud Apícola 2020 LatAm avanza en Costa Rica gracias al trabajo de los investigadores asociados del Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales de la Universidad Nacional de Costa Rica (CINAT-UNA).

El primer monitoreo, realizado en la estación lluviosa, concluyó en noviembre, en apiarios de 61 apicultores de las provincias de Alajuela y Puntarenas. La mayoría de las 305 colmenas muestreadas se concentraron en el cantón de San Ramón, aunque también se monitorearon en los cantones de Naranjo, Palmares, Atenas, Esparza y San Mateo.

Tal como en la primera parte del monitoreo, Rafael Calderón, coordinador del Programa Integrado de Patología Apícola del CINAT-UNA y coordinador de Salud Apícola 2020 LatAm en Costa Rica, señala que “observamos importantes diferencias entre los apicultores respecto del manejo y cuidado de las colmenas, las condiciones del material apícola, los métodos de alimentación, el cambio de reinas, las bancas individuales y grupales, la población de las colonias, los niveles de varroa, la población de las colonias y la ubicación y acceso a los apiarios”.

A esto se sumó la dificultad para acceder a algunos apiarios debido a su lejanía y lo agreste del terreno. En otros casos las malezas tapaban las colmenas, lo que obligaba a cortarlas para encontrar las colonias y evitar accidentes con serpientes.

A cada uno de los apicultores que participaron en el monitoreo se les asignó un código y archivo digital donde se incluyeron al menos cuatro fotos del apiario, 10 fotos del interior y exterior de sus cinco colonias monitoreadas y una encuesta sanitaria.

Los investigadores recolectaron muestras de pan de abejas y analizaron presencia de nosemosis y acariosis traqueal en abejas adultas, resultados que fueron informados a los apicultores por correo electrónico. 

“Esta fue una excelente oportunidad para revisar detalles específicos de las colonias en un área apícola completa”, destaca Rafael Calderón. El experto añade que en general los apicultores colaboraron con el proyecto. “Consideramos que ellos realmente necesitan capacitación y están esperando este proceso y más apoyo”.