Un experto en productos naturales y un médico especialista en apiterapia entregan detalles sobre la amplia variedad de productos de la colmena, sus potenciales aplicaciones y evidencia científica que la respalda.

La miel es el producto estrella de los apicultores, pero la colmena ofrece muchos otros productos que se pueden emplear como materia prima o principios activos en aplicaciones terapéuticas, cosmetológicas y nutracéuticas, entregando así valor agregado a la producción apícola.  

En el webinar “El mundo de los productos apícolas: Desde la ciencia a la innovación“ los expositores Juan Manuel Velasco, gerente de las empresas BIOVER NV en España y Natimel S.L. y el doctor Walter Fierro, director del Consultorio de Apiterapia y Medicina Integral, en Uruguay, entregaron detalles de un amplio abanico de posibilidades avaladas por investigaciones y publicaciones científicas.

En su exposición, Juan Manuel Velasco entregó ejemplos como el propóleo, que puede emplearse en sprays nasales, jarabes para la tos, enjuages bucales y pastillas para el dolor de garganta. Con la miel, polen, propóleos y jalea real se pueden fabricar jabones, champús y geles de baño y con péptidos del veneno de abeja se fabrican cremas faciales con efecto reafirmante y antiedad.

Estos compuestos, destacó Velasco, pueden combinarse entre sí y con aceites esenciales o hierbas medicinales, de manera de potenciar los beneficios de los productos.

“La producción debe ser controlada y hecha de la forma más natural posible, evitando el uso de químicos y manteniendo los apiarios en zonas limpias”, recomendó.

Además, subrayó que “el desarrollo de productos de calidad debe basarse en ciencia e investigación,  cumplir con la legislación de cada país y ser consistentes con las concentraciones de activos en los productos”. 

El doctor Walter Fierro, médico internista, apiterapeuta y apicultor, quien dirige desde 1991 el consultorio de Apiterapia y Medicina Integral en Montevideo, Uruguay, también aportó detalles sobre beneficios de los productos de la colmena. Algunos ejemplos:

  • Miel: es un alimento funcional y nutracéutico, aporta glúcidos, minerales, oligoelementos y compuestos fenólicos, realza el sabor de alimentos, favorece la digestión de proteínas y lípidos, regulariza el tránsito intestinal, reduce la tos, energiza y es un buen alimento para deportistas.
  • Jalea Real: estudios en animales han mostrado que tiene actividad antioxidante, neuroprotectora, antiinflamatoria y es beneficiosa para el sistema inmune, reducir la glicemia, es un antioxidante y estimula la producción de nuevas neuronas y ayuda a la memoria.

Propóleo: tiene propiedades analgésicas, antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianas y cicatrizantes. Se puede usar en para el tratamiento de amigdalitis, faringitis, asma, bronconeumonía, infecciones urinarias, inmunosupresión, aftas y herpes zoster. En Uruguay se emplea como medicamento en apósitos, cápsulas y otras presentaciones para tratar heridas,  quemaduras, postoperatorios, flemones y mordeduras.

  • Polen: Exhibe una enorme gama de aplicaciones tales como mejorar el estado general, revitalizante, estimula la capacidad hematopoyética y el sistema inmune. A nivel nutricional aporta una gama de macro y micronutrientes, contribuyendo a reducir el nivel de colesterol total y regularizar el tránsito intestinal.

Aplicaciones de apitoxina

El Dr. Walter Fierro, médico internista, apiterapeuta y apicultor, quien dirige desde 1991 el consultorio de Apiterapia y Medicina Integral en Montevideo, Uruguay, mostró múltiples beneficios de la aplicación médica de la apitoxina o veneno de las abejas, el que usa de manera inyectable, sin necesidad de dañar a la abeja.

El especialista mostró numerosos estudios y casos de pacientes tratados por él con apitoxina, sustancia que tiene acción analgésica y antiinflamatoria. Entre los estudios que mostró destacan sus beneficios como terapia complementaria para tratar dolor crónico, fibromialgias, artritis reumatoidea, artrosis y enfermedades neurodegenerativas como esclerosis múltiple y parkinson.

El especialista señaló que la apitoxina debe ser aplicada solo por un médico y dio ejemplos de su uso en pacientes con artropatías, hombro doloroso, crisis herpéticas, lupus, lumbociáticas y cefaleas, entre otros cuadros.

Preguntas realizadas por asistentes al webinar:

¿Cómo se realizan los exámenes pre-clínicos y clínicos de productos cosméticos?

JMV: Los estudios están hechos en centros de investigación y universidades y los lab donde se fabrican los productos tienen equipos de farmacéuticos principalmente que hacen los controles de materias primas que se utilizan para determinar que realmente tengan la cantidad de principio activo necesario para que el producto funcione. Con los productos cosméticos y suplementos dietéticos es mejor recurrir a laboratorios externos para que haga las pruebas que determinen el beneficio del producto en un tiempo determinado, lo que otorga también información independiente que entrega mayor seguridad.

Sobre los beneficios terapéuticos de los productos de la colmena.

WF: Muchos médicos tradicionales cuestionan la apiterapia diciendo que no hay evidencia científica, lo que es falso porque hay mucha investigación y hay muchos bioquímicos, biólogos,  inmunólogos y médicos estudiando la composición de propóleos, del veneno de abeja, del polen y la miel. Y sabemos cuáles son sus propiedades biológicas y terapéuticas. Usados con seriedad, cuidado y responsabilidad logran beneficios por sí solos o asociados con medicamentos de síntesis.